lunes, 8 de noviembre de 2010

Lamenta la Iglesia justificar acciones contrarias a la naturaleza humana en el nombre de Dios




La Iglesia católica en México lamentó que se haya permitido justificar todas las acciones contrarias a la naturaleza del hombre y la divinidad en el nombre de Dios, pues nunca se había "caricaturizado, ridiculizado y banalizado tanto como hoy".

En su homilía en la Catedral Metropolitana el Arzobispo primado de México indicó que se ha hecho de todo en el nombre de Dios, "hasta llegar a proclamar la muerte, la violencia y la destrucción en su nombre".

El máximo jerarca de la Iglesia en el país llamó a tener "una actitud de agradecimiento y responsabilidad a toda la comunidad cristiana y a ser dinámicos, audaces, libres y abiertos". Además, les invitó a "despojarse de la esclavitud de las cosas y la pereza presente".

Asimismo, les solicitó reflexionar y meditar sobre las realidades que han acontecido en el país en las últimas semanas, donde se destacan la violencia y los asesinatos.

En la celebración del Día de los Fieles Difuntos, del pasado 2 de noviembre, el cardenal solicitó a los católicos "renovar su fe en la vida eterna y la resurrección de los muertos, pues de lo contrario los hombres carecerían de sentido alguno por la vida que llevan".

Dijo que "el hombre enfrenta radicalismos como renovar su fe en Dios y la resurrección o caer en el ateismo, porque no es posible creer en un Dios que ha creado cielos y tierra para el hombre y después afirmar que ese hombre termina en la nada, en el sepulcro".
Para superar esa contradicción, destacó, "es necesario admitir que si en verdad se cree en Dios, también debe creerse en la resurrección de los muertos, pues el acontecimiento central de toda la historia de la salvación es la resurrección de Cristo".

"Esa perspectiva de eternidad es la que debe impulsar a los católicos a ser dinámicos y audaces, libres y abiertos, despojados de la esclavitud de las cosas y de la pereza presente", exteriorizó el arzobispo al recalcar que "el presente es importante, por lo que debe ser vivido adecuada e intensamente".

Destacó que "la mejor manera de creer en Dios no es haciendo grandes discusiones teóricas sobre su existencia, sino sencillamente acogerlo como fuente fundamental y razón última de la vida", mencionó el cardenal Rivera.

El arzobispo primado de México calificó como "normal el que la Iglesia invite a reflexionar sobre las realidades que acontecen en el México de hoy, y a meditar en el final del camino sobre la tierra y la fe en la resurrección de los muertos, como parte de las fiestas de fin de año".

1 comentario:

  1. Gracias por el tema muy interesante ...

    Lorena Aguilar.

    ResponderEliminar